Este 2020, el Colegio comenzó a realizar una nueva práctica junto a la comunidad educativa, la que se espera replicar durante los próximos años.

El primer Concurso de Microcuentos tuvo una muy buena acogida por parte de los estudiantes, apoderados y funcionarios del Colegio. 

La temática de los cuentos fueron relacionados con la pregunta ‘¿Cómo ha cambiado tu vida con la pandemia?’. No superando las 200 palabras, sin contar con el título.

Respecto a los premios, los ganadores tuvieron la oportunidad de elegir libro o cómics de su interés en el catalogo de dos librerías nacionales y, además, todos fueron galardonados con libretas hechas a mano por Paspartú, emprendedores locales.

Finalmente, estamos muy contentos, porque de alguna manera, a pesar de la distancia que ha significado la pandemia, sentimos que nuestra comunidad educativa está más activa y unida que nunca.

CATEGORIA PEQUEÑOS ESCRITORES

1°LUGAR

Gabriel Caro. 4° Básico

Un Oso Cuarentenario

Jorge era un oso muy joven y juguetón, que le gustaba pasear mucho. Sucedió un día que llego al pueblo una grave enfermedad que obligaba a refugiarse en casa, esto le cambio la vida; no podía pasear, no podía ver a sus amigos, en fin Jorge estaba muy triste.

En su casa vivía junto a su hermana y sus padres, ellos trabajaban mucho y ella se pasaba todo el día encerrada en su habitación, no compartía con Jorge.

Una tarde sus padres no llegaron a casa, la enfermedad que rondaba el pueblo se había complicado, Jorge se puso muy triste porque al día siguiente era su cumpleaños.

Se despertó en la mañana y feliz fue a la habitación de su hermana, ella ni siquiera lo saludo y muy mandona le entrego una lista de quehaceres que debía cumplir durante la jornada.

La enfermedad había cambiado todo y él se sentía muy solo, sin embargo debía cumplir con sus tareas. Al salir al jardín se encontró con su mamá y su papá y un frasco de miel de regalo, su  hermana lo sorprendió con una hermosa torta, Jorge comprendió que lo más importante es compartir en familia.

2° LUGAR

 Josefa Santis 4° básico

                                                          La separación

Un día cualquiera, me preparo para ir a la escuela después de unas largas vacaciones, solo espero llegar y ver a mi mejor amiga, abrazarla y ponernos al día después de no vernos en tanto tiempo.

Después de una semana todo cambio.

Nos despedidos un viernes y no nos hemos vuelto a ver,  ya en 6 meses.  Nuestro planeta fue atacado por un mortal virus y nuestro país entro en cuarentena (como una película de miedo) yo no entendía nada , solo escucho que no volveremos a la escuela y volvía a pensar que mi amiga me aria falta.

al principio fue todo raro,  mi mama se vestía como astronauta para ir al supermercado, nunca la vi hacer tanto aseo y explica que no podíamos salir a la calle por seguridad , pensé que había un monstruo atacando a la gente con garras y colmillos , pero entendí que este virus no se veía y si lo respirabas podías morir y yo no quería eso ..

pasan días, semanas y  meses , siiiiii llevamos meses encerradas y todo colapsa, solo pienso ¿cuando acabara ?

extraño tanto a mi mejor amiga, mi familia, salir, jugar.

que solo espero que esto pase y que nos volvamos a reencontrar ..

CATEGORIA COLEGIO DE ESCRITORES

1° LUGAR

Jacqueline Jaramillo. Asistente de la educación

¿Cómo ha cambiado mi vida en pandemia?

Un día mientras dormía, soñé que llegaba un horrible monstruo llamado corona virus.

Se me pararon los pelos de punta al ver lo feo y horrible que era, corrí y corrí por toda mi casa sintiendo que me perseguía y cuando me di cuenta solo me decía “Escúchame, escúchame” solo quiero ayudarte ¿En qué pensé yo?, y me dijo con una voz muy tenebrosa, mereces descansar y compartir con tú familia y salir a pasear por todos lados, no hay tiempo para eso le dije yo y tampoco podemos salir pero… Pensando y pensando le encontré la razón.

Pero ahora que estamos juntos también me quejo de estar aburrida y quiero volver a compartir con mis amigos y mi trabajo.

Que inconformista soy no aprovechamos lo que tenemos, porque no sabemos valorar las cosas.

Así fue como le di un gran abrazo a corona virus y que creen… Me contagié con el virus, me comencé a sentir muy mal y pasé a ser un ángel más que partió de este mundo.

Al despertar con mis ojitos llenos de lágrimas me di cuenta que solo era un horrible sueño.

2° LUGAR

Valentina Corvacho. Profesora de Música

Reflejos

No recuerdo bien la fecha, lugar u hora de lo acontecido, pero si recuerdo que vi como aquello se le acercaba sin previo aviso, muchos me dirán o pensaran en este momento, mientras leen que porque no hice algo, que porque no ayude o grite, pero la realidad es que si lo hice.

Me acerque a ella unos minutos más tarde para ver cómo se desvanecía, como poco a poco se iba debilitando, trate de sostenerla pero ya era tarde, pues eso se había ido y había dejado en ella solo una mujer con miedo y perdida en el tiempo…

De pronto vi como las demás personas también se acercaban a ayudar, sin embargo ellos en vez de sostenerla a ella,  trataban de sostenerme a mí; fue en ese momento cuando veo el reflejo de la situación en una vitrina y me doy cuenta que quien estaba desorientada y con pavor era yo, y que aquello que se había acercado, era toda la angustia, estrés, trabajo y más que se me había acumulado durante el confinamiento, dejándome botada sin aliento, dejando mi posibilidad de volver a levantarme en manos de otro, manos que por miedo no volvería a tocar

3° LUGAR

Marcela Silva. Orientadora

                                                Tic- Tac- Tic- Tac

Ella dejó los tacones, el labial y esa agenda atiborrada de situaciones por resolver, dándole paso a interminables noches de insomnio.

Hoy he contemplado a Ella; ahí está, mirándose al espejo como cada amanecer ¿Algo nuevo? Sólo un puñado de arrugas que reflejan el paso inconmensurable del tiempo…sólo nostalgia de lo que un día llamó libertad.

Ella viste de pijama y en sus pies, lleva unas pantuflas carcomidas por los viajes imaginarios que ha hecho a través del mundo. Le dicen “loca”, porque medita, cocina, pinta y baila. Yo la encuentro una mujer normal, porque se parece mucho a mí.

Tic-Tac-Tic-Tac; suena en sus oídos el asfixiante sonido del reloj…ya han pasado siete meses de un encierro particular; a veces, se sofoca y le late el corazón más rápidamente; la he escuchado pedir ayuda, pero no hay nadie que tenga oídos para ella. 

Ella se ha buscado en innumerables ocasiones frente al espejo, pero no logra encontrarse.

Tic-Tac-Tic-Tac; ya se fue el otoño, pronto se irá el invierno y Ella ha decidido caminar hacia el sol. Hoy respira, vuela, sueña y ríe; incluso ha decidido tomarse un café con Platón.

Ella desde hoy ya no se mira al espejo…sólo vive.

CATEGORIA FAMILIA DE ESCRITORES

1°LUGAR

David Olmos, apoderado

Amor en Tiempos de Cuarentena

Él miró sus ojos y supo inmediatamente que aquellos ocultaban algo especial que marcaría su vida hacia el futuro. Ella, por su lado, sintió que la mirada que se posaba sobre ella contenía la pasión que sólo se logra en una primera impresión. Ambos sonreían y se sonrojaban ante las miradas recíprocas, creyendo que sus reacciones estaban salvaguardadas por el velo y misterio que les ofrecía la mascarilla que utilizaban.

Los minutos pasaban y cada vez se encontraban más cerca el uno del otro, hasta llegar a la mayor cercanía que ambos habían experimentado en meses, puesto que se encontraban a un metro de distancia.

Ella ya llegaba a la puerta, en circunstancias que él sabía que luego no podría reconocerla, por lo que decidió hacer caso omiso a los carteles y acercarse aún más. Fue en ese momento en que él escuchó al guardia decir “39,6°” mientras apuntaba el termómetro a la frente de su amor fugaz… Ambos se miraron, sabiendo que sólo se habían enamorado de sus miradas y que, más aún, sus sueños juntos habían entrado a una eterna cuarentena.

2°LUGAR

Allan Gavilanes, Apoderado

Hasta ayer

Hasta ayer, aún estaba triste de que la realidad que yo veía, fuera diferente a la de los demás. Soledad, así recuerdo que la llamaron. En vez de intentar llegar a otros, escapando, sentía el tiempo cernirse sobre mí.

Había decido el rendirme hasta ese día…

El ligero hormigueo que generabas a mi corazón, me hizo preguntarme, ¿cuál era el significado de mi vida? Si tan solo pudieras ver que hay dentro de mí, no estaría solo nunca más. Dejaría con estás poco fiables alas todo, para conocer lo que era salir del velo de la desesperación.

Celestial, así definiría aquellos días. Gastando el tiempo en tonterías, sentí feliz mi alma.

Determinado, decidí avanzar sin importarme que este esperando adelante. Me enseñaste a no arrepentirme ni mirar atrás, dejando para siempre, a ese miserable que fui el día de ayer.

Recordando tus chistes, tus malas bromas, sonrío de lo tonto que fue. Cuando miro atrás, me doy cuenta que cambie. Y supongo … Que así debió ser.

En estas cuatro paredes, en silencio, escucho mi alma bailar al son de unas cuantas lágrimas cálidas, mientras observo un punto azaroso, recuerdo las palabras exactas que erosionaron mis barreras en este confinamiento.

3°LUGAR

Rosa Cartagena, apoderada

La cura nunca llegó

Nos invadió. Llegó sin aviso destruyendo, matando a débiles y ancianos. Crudo invierno, mucho dolor y hambre. Salió el sol y la gente no entendió, volviendo al encierro porque la cura nunca llegó.

CATEGORIA ESCRITORES DEL FUTURO

1°LUGAR

Thomás Flores, 1° Medio

La Convivencia En Cuarentena

Al principio no fue fácil ponernos de acuerdo, hacían años que no pasábamos todo el día juntos (solo nos veíamos por las tardes), fue como convivir con desconocidos que ya conocía; Antes de la pandemia, por ejemplo, cada uno almorzaba por su cuenta, ahora debemos pensar que almorzar, quien va a cocinar y a qué hora.

Hemos tenido que aprender a conciliar cada movimiento cotidiano, cosas como: lavar ropa, cuando y que limpiar, en que invertir el tiempo libre. Lo bueno es que todos tenemos valores en común, como lo es, la importancia de la actividad física y de la comida liviana y sana (bueno eso en septiembre no cuenta mucho), y la propensión a la limpieza y el orden. Estos valores han disipado poco a poco las diferencias que teníamos al principio, hasta permitirnos decidir en paz quien disfrutara a la excursión diaria a la panadería y que necesitaremos para que la convivencia sea placentera.

Nuestra vida de familia se ha vuelto cada vez más agradable y sana que antes, y sospechamos que cuando la pandemia acabe, echaremos de menos estos días de cuarentena, que representan una suerte de segunda oportunidad para crear una buena convivencia familiar en casa.

2°LUGAR

Dolka Argandoña, 1° Medio                                                                                    

DOS MIL VEINTE

‘’ ¿QUÉ? ¿SE CANCELAN LAS CLASES POR EL VIRUS?  BACAN, VAMOS A PODER DESCANSAR, VAN A SER COMO VACACIONES ¿NO?»

‘’ ¿POR QUÉ SE PREOCUPAN TANTO? SON DEMASIADOS EXAGERADOS… YA VERÁN QUE VOLVEREMOS A LA NORMALIDAD EN ALGUNAS SEMANAS.»

   Ingenuas palabras de mi parte.

   La cuarentena fue todo lo contrario, momentos de estrés, insomnio y un sin fin de cosas. Pero todo no fue tan malo, hubieron instantes de reflexión.

   Sentí que las personas nos necesitamos cerca. Y que este tiempo fue un aprendizaje, para valorar y extrañar esos lugares que ya he estado, momentos felices que he vivido, incluso que hay situaciones pequeñas que realizo a diario que también me llevan a encontrar la felicidad. Estoy segura que cuando esto termine, será una enseñanza más, que podré aplicar en mi vida, en mis vivencias, en mis futuras conversaciones cuando nuevamente se retorne a la muy ansiada normalidad, la que todos hablan, la que ahora me hace sentido, pero se tarda demasiado…sigo esperando ese día para que mi sonrisa sea diferente, poder tener un abrazo que dure muchos minutos, largas conversaciones y que nunca más el distanciamiento sea la palabra principal de mi vida.

3°LUGAR

Cristóbal Moya, 1° Medio

La Pandemia

Todo empezó un viernes en la tarde en marzo del Año 2020 era un día normal yo estaba en plaza estrella Llolleo con amigos y gente conocida, ese día tenia entrenamiento de vóley a las 8:00 pm y era la primera vez que iba a entrenar con ese profesor que había en la cancha, en ese mismo estuve con amigos y algunos de ellos también entrenaban entonces era mejor aun.

Bueno el entrenamiento estaba fácil y estuvo bien y después de eso con amigos volvimos a Plaza Estrella un rato y después me fui tome locomoción hacia mi casa y llegue bien y después de eso se informa en las noticias que llego un virus llamado Covid-19 y bueno habían informado que serian dos semanas y volveríamos a la normalidad pero no fue así llevamos 5 o 6 meses encerrados por Pandemia y bueno paso el tiempo desde ese día antes de el Covid-19 y con el tiempo me a servido para madurar y entender cosas que antes no las tenía clara, gracias a esto conocí mucha gente nueva y que son muy buenas personas y uno que aun que haya pandemia siempre esta como muchas personas más en fin.

MENCION HONROSA

Bianka Piña, 1° medio

Cambio radical

Recuerdo que me encontraba almorzando, la televisión se encontraba encendida mostrando las noticias captando la atención de todos los presentes en lugar “Se cancelan las clases por precaución” ¿Cómo me sentía? Como cuando hacen tu comida favorita por 15 días seguidos, pero ahora, seis meses después comprendo totalmente que nada bueno viene sin algo malo.

Las primeras semanas todo parecía normal, las redes sociales se encontraban repletas de fake news que afirmaban que el covid era un “invento del gobierno” mi lógica en ese momento fue “si la situación no se ve tan mala, no debe ser tan grave” Y ahí fue mi error, no tomarle el peso a la situación. Habían pasado cuatro días de mi última salida al mall y me encontraba en el lugar que menos esperaba, el hospital. PCR, ese fue el examen que me vi en obligación hacerme, ¿posibilidades de que saliera positivo? Ninguna, pensaba en ese momento, había salido, lo cual fue totalmente irresponsable respondió una voz en mi cabeza, pero me cuide, intente defenderme, pero no fue lo suficiente y ahí tenía toda la razón.

Mi culpa, de nadie más, el resultado salió positivo y en ese momento me di cuenta de cuan grave era la situación, que no solo se trataba de mí, ahora se trataba de mi irresponsabilidad y de cómo había arrastrado a todos los que vivían conmigo a pagar las consecuencias de ella.

Noelia Martínez, 3° medio

Una nueva realidad

Era 18 de marzo, para mí, un día más, un rumor, una noticia que no quería escuchar, no parecía tener importancia y de la nada todo cambió. La forma en que vivíamos no volvería a ser la misma, el virus chino había llegado y estaba para quedarse. En la escuela poco y nada se habló, solo un día más.

Al regresar a casa y luego de escuchar los rumores en la familia y las noticias que eran frecuentes, me mostraron la verdadera magnitud de lo que estaba ocurriendo. Desde aquel momento hasta hoy, han pasado meses y días, hemos tenido que adaptar nuestras vidas a esta nueva realidad, ¿Cuándo se ira?, no lo sabemos… Sin embargo, hemos continuado estudiando, trabajando, y comunicándonos entre nosotros, recordaremos siempre que hay un antes y un después. Solo comprendo que el humano es capaz de adaptarse y seguir viviendo.

Está claro que el mundo que viene “el mundo del futuro”, será apto solo para aquellos que tengan la fuerza espiritual y psicológica de resistir los cambios, los imprevistos y las desgracias, y es para ello que nos ha preparado el covid-19, es una antesala de un mundo distinto, donde la tecnología será más relevante.